El acoso escolar, también conocido como bullying, es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado. Es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros.

El acoso escolar, por tanto, se caracteriza por una reiteración encaminada a conseguir la intimidación de la víctima. El sujeto maltratado queda, así, expuesto física y emocionalmente ante el acosador, generándose como consecuencia una serie de secuelas psicológicas (aunque estas no formen parte del diagnóstico); es común que el acosado viva aterrorizado con la idea de asistir al colegio y que se muestre muy nervioso, triste y solitario en su vida cotidiana. En algunos casos, la dureza de la situación puede acarrear pensamientos sobre el suicidio e incluso su materialización, consecuencias propias del hostigamiento hacia las personas sin limitación de edad.

Es un tipo de violencia difícil de identificar. Permanece oculta casi siempre para las personas adultas, pero es bien conocida por el alumnado.

  • FORMAS DE ACOSO
  1. Bloqueo Social

Consiste en el aislamiento social y la marginación de la víctima por parte del acosador, donde se bloquea la vida social del individuo. Es de las más difíciles de identificar, tanto por parte del acosado como por las personas de fuera, porque el sujeto no pensará que está siendo acosado, sino que solo podrá observar que nadie le habla ni quiere pasar tiempo con él o que se siente excluido. Es una actuación frecuentemente invisible y que no deja huellas, pero es una de las más usadas por los niños.

  1. Hostigamiento

Son todas aquellas conductas que provocan el acoso psicológico: faltas de respeto, desprecio, odio, ridiculización, el menosprecio, los motes, la manifestación gestual del desprecio, la imitación burlesca…

  1. Manipulación Social

Es aquella conducta en la que el acosador pretende poner a todos los demás niños en contra del acosado, distorsionando la imagen del niño y creando una totalmente negativa mediante la creación de rumores. Muchos niños se ven envueltos involuntariamente en el acoso por esta conducta, percibiendo que el acosado merece el acoso que recibe, incurriendo en un mecanismo denominado “error básico de atribución”.

  1. Coacción

Aquí se agrupan las conductas en las que el acosado se ve obligado a hacer cosas en contra de su voluntad, que hacen que el acosador consiga así una sensación de control y dominio sobre la víctima.

  1. Exclusión Social

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan excluir de la participación al niño acosado. El “tú no” es el centro de estas conductas con las que el grupo que acosa segrega socialmente al niño. Al tratarlo como si no existiera, aislarlo, impedir su expresión, impedir su participación en juegos, se produce el vacío social en su entorno.

  1. Intimidación

Consiste en causarle miedo al acosado mediante amenazas, hostigamiento, consumir emocionalmente al niño, no solo en el colegio sino también fuera de él.

  1. Amenaza a la Integridad

Agrupa las conductas de acoso escolar que buscan amilanar mediante las amenazas contra la integridad física del niño o de su familia, o mediante la extorsión.

  1. Ciberbullying

Con la importancia que está cobrando la tecnología en la sociedad actual, este tipo de acoso es cada vez más común. El ciberbullying hace que el acoso no termine cuando finaliza la jornada escolar, sino que se prolongue todo el día, a cualquier hora y cualquier día de la semana. Es el uso de información electrónica y medios de comunicación tales como correo electrónico, redes sociales, blogs, mensajería instantánea y móviles para acosar mediante ataques personales u otros medios.

  • ¿CUÁNDO APARECE Y POR QUÉ?

Las edades más frecuentes rondan entre los 7 y los 16 años, según las estadísticas. Es, prácticamente, el 80% de su vida escolar la que está expuesta a este problema.

El bullying se da tanto en colegios públicos como en privados aunque, según algunos expertos, cuanto más grande es el centro escolar, mayor es el riesgo. La falta de control y vigilancia por parte de profesores u otro personal en los centros es otro factor importante por el cual se dan situaciones de acoso; al igual que la carencia de información sobre esta problemática tanto para el alumnado como para las familias y profesionales.

  • CARACTERISTICAS: AGRESORES Y VÍCTIMAS
  1. Agresor

Normalmente, el acosador presenta un carácter extrovertido, tienden a tener la autoestima más bien alta, un comportamiento provocador, dotes de liderazgo, impulsividad y escasa empatía. Esperan que se haga todo a su voluntad y les gusta sentirse poderosos.

Tienden a buscar lo que ellos consideran “victimas fáciles”: niños tranquilos, que no estén dispuestos a hacerles frente, y/o que estén aislados física o psicológicamente.

  1. Víctimas

No hay un único perfil de víctima. Cualquier niño puede ser víctima de acoso escolar, aunque es cierto que ciertas características los hacen más vulnerables y más propensos a sufrir este tipo de maltrato.

Los acosadores suelen aprovecharse de niños tranquilos y sensibles. Pueden tener rasgos que los diferencien de los demás; gustos, aficiones o una forma de pensar distinta al resto. Poseen tendencia a culpabilizarse de su situación, se encuentran solos y no suelen contar a nadie lo que les ocurre, por vergüenza y por miedo a que otros les juzguen como débiles o exagerados.

Existen también otro tipo de víctimas, conocidas como victimas reactivas, cuya situación de aislamiento e impopularidad hace que actúen de forma impulsiva, sin tener en cuenta las consecuencias. Se podría decir que actúan como agresores y victimas al mismo tiempo. Descargan su frustración por ser acosados en acosar a otros niños.

  1. Espectadores

Engloba a todos los compañeros que son conscientes de que hay una situación de acoso entre sus compañeros, pero no actúan para detenerla. Podríamos englobarlos en tres tipos:

– Reforzador de la agresión: es consciente de que hay acoso o de que la conducta no es adecuada pero se burla de la víctima, graba las agresiones para subirlas luego a Internet, o simplemente gira la cabeza hacia otro lado e ignora la situación. Es lo que ocurre en la mayoría de los casos.

–  Ayudante del agresor: es consciente de que hay acoso y suele servir de ayuda al agresor principal para ejecutar el maltrato. Por lo general, pertenece al grupo de amigos del agresor.

– Defensor de la víctima: es consciente de que hay acoso y suele salir en defensa de la persona que lo sufre. Es el menos común de los tres tipos.

  • CONSECUENCIAS: MARCAS DEL BULLYING

El acoso escolar tiene consecuencias psicológicas  para la víctima a corto, medio y largo plazo.

A corto plazo, o cuando comienza el acoso, aparecen las emociones negativas (irritabilidad, enfado, nerviosismo, tristeza…), baja autoestima, miedo y rechazo a ir a clase, aislamiento social y evitación de situaciones en las que tenga que relacionarse con iguales, bajada del rendimiento escolar y de la concentración.

A medio plazo, cuando ya se llevan varias semanas/meses en la misma situación, además de lo ya mencionado puede empezar a aparecer síntomas de depresión y ansiedad, problemas de sueño (insomnio, pesadillas…), conductas autodestructivas (descuido de la alimentación, fugas de casa, autolesiones…), riesgo de victimización y de convertirse en una víctima reactiva, ideación suicida (incluso intentos de suicidio o materialización del mismo)…

A largo plazo (en la edad adulta, por ejemplo), cuando ya ha terminado la situación de acoso, pueden llegar a presentar trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión y trastornos de ansiedad, fobia social, emociones negativas, pocas habilidades sociales, falta de confianza en sí mismos, conductas autodestructivas, ideación suicida (intentos o materialización).

Todo esto sin tener en cuenta las particularidades que puede tener cada caso.

 

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

10 − 8 =

Menú