El niño y las altas capacidades

Bien es cierto, que genio, superdotado o brillante son palabras que llenan las bocas de orgullo al hablar de nuestros hijos o alumnos, al mismo tiempo que produce temor a muchos padres y madres. “¿Se adaptará bien al colegio?”, “¿tiene necesidades que no vamos a poder cubrir?”, “¿Hará amigos o se meterán con él apodándolo empollón o sabiondo?”. La realidad es que un niño con Altas Capacidades sigue siendo un niño.

El niño y las altas capacidades

Hablamos de Altas Capacidades Intelectuales cuando una persona destaca de forma sobresaliente sobre la media de la población, o cuando un alumno destaca de forma sobresaliente en una determinada área o varias porque tiene talento.

Hablamos de considerar a un niño con Altas Capacidades cuando tiene un CI superior a 120, aunque la consideración de esto depende del grado de acuerdo entre diferentes autores, que aún hoy día existe discrepancia en el concepto de inteligencia y su forma de medirla. No solo se debe de tener en cuenta el Cociente Intelectual (CI) para sospechar si un niño tiene Altas Capacidades o no, podemos fijarnos también en la manera que tiene de aprender, que es superior a las del resto por la capacidad de aprendizaje que tiene, al está por encima de la que corresponde con su edad.

Cuando un niño tiene Altas Capacidades, presentan ciertas características, aunque no se den todas ellas conjuntas:

  • El desarrollo del lenguaje precoz.
  • Aprendizaje rápido, con poca práctica y repetición.
  • Tienen un inicio precoz en áreas del aprendizaje específicas, como las matemáticas, la lectura o la escritura.
  • Suelen ser muy curiosos y observadores.
  • Cuando un tema les gusta, es con alto grado de intensidad, diríamos incluso pasión.
  • Tienen una gran capacidad de concentración para temas de su interés, de su gusto o agrado.
  • Son personas sensibles que, a pesar de estar cognitivamente por encima, no quiere decir que la regulación emocional sea igual de buena, puede llegar a ser asincrónica.
  • Tienden bastante al debate, a la explicación y al porqué de las cosas, costándoles mucho aceptar el no como respuesta única.

Por otro lado, diversos estudios permiten afirmar que estos no difieren del resto de alumnos con un menor cociente intelectual en sus estrategias de adaptación, concluyendo que existe independencia entre la adaptación y la inteligencia. Es preciso analizar los mitos y prejuicios que se tienen de los niños con Altas Capacidades, haciendo hincapié más si cabe en aquel prejuicio de que Altas Capacidades va de la mano con problemas para relacionarse.

Pueden ser niños introvertidos, extrovertidos, tranquilos o alborotadores con muchos intereses que despiertan pasón, hasta que encuentren otro tema con mayor interés para ellos. Pueden además ser hiperactivos, convirtiéndose en auténticos demandadores de actividades o aprendizajes, cambiando continuamente de actividad con tal de no aburrirse, dando sensación de alborotadores o despistados, cuando solo buscan saciar su curiosidad.

El hecho de tener unas capacidades diferentes puede hacer que el niño se sienta desplazado o solo en su entorno académico o social; es por eso por lo que en su vínculo familiar más próximo debe sentirse escuchado, respetado y querido. Por otro lado, no porque tengan altas capacidades significa que no tienen necesidad de niños de su edad y tampoco significa que serán perfectos: ¡mentira! tendrán errores, tener altas capacidades no te hace superhumano.

Como todo niño, debe ser educado acorde a su edad, y el hecho de que tenga Altas Capacidades no implica que no haya que imponer límites a conductas, es importante no olvidarse de que sigue siendo un niño.

La adaptación curricular es un aspecto clave que pocas veces es atendido para estos niños, necesitando incluso programas escolares completos específicos en algunos casos. Es de gran relevancia estructurar programas de aprendizaje específicos para que puedan desarrollar toda su capacidad acorde al nivel real del niño, pudiendo suponer hasta un hándicap el no atender sus necesidades reales de aprendizaje.

Si necesitas más información , no dudes en ponerte en contacto con nosotras.

Para más información

Entrada anterior
Estrés y autismo

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

20 + quince =

Menú