Método Hanen y Autismo – “Más que palabras”

Quizá nunca antes hayas oído hablar de este método, pues no es muy conocido en este país.  Sin embargo, su uso está más extendido en países como  E.E.U.U., Australia o Canadá. Aunque está especialmente dedicado a potenciar y desarrollar las habilidades comunicativas de los niños en su mayoría menores de 6 años, en la actualidad se aplica de forma complementaria a toda una terapia global de intervención, sobre todo en niños con Trastorno del Espectro Autista.

El método Hanen nace en los años 70 en Toronto (Canadá) en la Universidad Mc Grill, gracias a su fundadora la Logopeda Ayala Hanen al darse cuenta del gran potencial que suponía involucrar a los padres en las sesiones de intervención de sus hijos. Es por ello que desde esta metodología es fundamental la participación e implicación de los padres en la terapia, ya que son ellos quienes pasan la mayor parte del tiempo con los niños y están presentes en las actividades cotidianas, familiares y diarias; el contexto ideal para el aprendizaje.

El fundamento de este modelo está en incidir sobre las habilidades comunicativas como forma de establecer un canal de comunicación y lenguaje en los niños con TEA, propiciando estrategias en entornos naturales. Se cree, desde aquí, que lo primordial es dotar a estos niños y a las personas de su entorno más próximo de las herramientas y estrategias necesarias para la comunicación, para poder ser comprendidos y conocidos y a partir de aquí, comenzar a trabajar.

El objetivo, por consiguiente, no solo consiste en trabajar con el niño con autismo, sino también y quizá más importante, enseñar a la familia oportunidades para la interacción y comunicación con sus hijos; dotarlos de las estrategias necesarias para ello y hacerles conscientes de su potencial como padres.

La capacidad para comunicarse es una de las habilidades más importantes del ser humano pero también una que la mayoría, damos por sentado. Gracias a nuestra habilidad para comunicarnos, somos capaces de conectar con otros y crear vínculos; podemos transmitir nuestras necesidades, compartir nuestras ideas y hacerles saber a los demás cómo nos sentimos.

La comunicación está presente mucho antes de que se desarrolle el habla, es más hablar no siempre significa comunicarse. En los primeros meses de vida, los bebes ya empiezan a mostrar su interés por comunicarse por ejemplo, al prestar atención al sonido de la voz humana mirando los rostros de las personas cuando hablan y más adelante participando en juegos de balbuceo con sus padres. Estos intercambios de sonidos y sonrisas entre un bebé y su cuidador son ya sus primeras conversaciones, aunque todavía no haya pronunciado una palabra.

Pero, ¿cómo se desarrolla la comunicación en los niños con autismo? Para los niños con trastorno del espectro autista, el desarrollo de la comunicación ocurre de una manera diferente, y por lo general, de forma más lenta. Debido a los desafíos sensoriales asociados a este trastorno, estos niños pueden parecer más interesados en sonidos ambientales, como el zumbido de un ventilador o una aspiradora, que en el sonido de una persona hablando. Pueden parecer distraídos o incluso parecer que no escuchan lo que la gente dice.  Las primeras palabras suelen demorarse y, cuando comienzan a hablar puede ocurrir que sus primeras palabras sean inusuales o eco de otras. Afortunadamente, la investigación ha demostrado que la intervención temprana puede marcar una gran diferencia en la mejora de las habilidades de comunicación de los niños con trastorno del espectro autista. En particular, la investigación muestra que propiciar un modo de interacción en el que se motive, aliente y apoye la comunicación de estos niños, pueden marcar una diferencia significativa en su desarrollo social y comunicativo.

En definitiva, esto es lo que persigue el método Hanen; ayudar a los padres, cuidadores, educadores, en resumen, toda persona cercana al niño así como a él mismo, a promover el desarrollo de sus habilidades sin perder de vista tres cuestiones fundamentales: reconocer a la familia como el elemento más importante en la vida de un niño y por consiguiente fundamental en su intervención, la importancia de comenzar temprano y el poder de lo “cotidiano”, es decir, propiciar una intervención natural, en el que el juego y las situaciones del día a día sean los protagonistas.

 

 

 

Summary
Método Hanen y Autismo
Article Name
Método Hanen y Autismo
Description
El fundamento de este modelo está en incidir sobre las habilidades comunicativas como forma de establecer un canal de comunicación y lenguaje en los niños con TEA
Author
Publisher Name
CMIT Terapeutas
Publisher Logo
Entrada anterior
¿Mi hijo habla bien?
Entrada siguiente
Inauguración del local

No se han encontrado resultados.

1 Comentario. Dejar nuevo

  • Avatar
    Susana Arroyo
    octubre 24, 2019 2:11 am

    Me gustaría saber mas sobre el metodo Hanen y autismo, soy maestra en una escuela de educacion especial y quisiera tener mas herramientas para poder orientar a los padres de familia

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

dieciseis + 11 =

Menú